Los inicios

No se puede iniciar una introducción a la historia de Juniors M.D. de Valencia sin comenzar por sus orígenes en las juventudes de Acción Católica. Siempre se había tenido una preocupación por la formación de niños y adolescentes que pasarían a integrar las juventudes de la organización. Esto se concretó en una sección específica, integrada en los centros parroquiales, llamada Aspirantado. La crisis que afectó a A.C. a mediados de los años 60 hizo plantear un impulso reorganizador en lo que era el Aspirantado, incorporando actividades de aire libre y la pedagogía activa, pasando a denominarse “Movimiento Junior de A.C.” (1966). Como elementos identificativos, los miembros de este movimiento vestían un uniforme, formado por camisa, pantalón y gorra. Este uniforme se mantuvo durante años y hoy en algunos centros todavía se mantiene la camisa como elemento identificativo.

7.jpg

En la Diócesis de Valencia la transformación en el Movimiento Junior se realizó sin dificultades y aparecieron centros en bastantes parroquias. La situación en la que se encontraba en ese momento la Acción Católica, favoreció la autonomía del movimiento frente al resto de la organización, y en concreto en la Diócesis de Valencia se trabajó reforzando la estructura interna y mejorando su eficacia.

Los cambios que afectaron a la sociedad en los años 80 afectaron también al Movimiento Junior de A.C. en Valencia. Se reforzó progresivamente la autonomía de la delegación valenciana, visible en la formación de sus miembros y en el amplio grado de autonomía organizativa de sus centros. Era una época de fuertes cambios sociales que llevaron a situaciones problemáticas a muchos centros dentro de sus parroquias, a reorganizar el Movimiento en comarcas en lugar de en vicarías e incluso provocó que la responsabilidad diocesana del Movimiento quedara en manos de una coordinadora formada por representantes de cada uno de los centros existentes.

La situación era complicada, confirmándose en Valencia en la Asamblea General del otoño de 1980. Surgió en ella un sector, con D. Jesús Quinzá al frente, que resaltaba la falta de eficacia de la coordinadora en la dirección del Movimiento. Este mismo sector se reunió posteriormente con el que era en ese momento consiliario del Movimiento, D. Vicente Folgado, planteándose una alternativa a la coordinadora en la Diócesis, que contó con el apoyo del Arzobispo D. Miguel Roca.

Como consecuencia se abrió un proceso de presentación de esta alternativa por todos los centros de la Diócesis, con un alto grado de acogida, que culminó en una Asamblea que congregó a los centros que estaban de acuerdo con la propuesta.

8.jpg

Fruto de esta asamblea fue la redacción de un reglamento interno “ad experimentum” para el bienio 1982-1983 a fin de clarificar la nueva situación pero sin la intención de crear un movimiento distinto al que existía. Así, se nombró el 25 de marzo de 1982 a D. Jesús Quinza como presidente de la comisión diocesana del aún “Movimiento Junior” de A.C. Quinzà centró sus esfuerzos en facilitar el diálogo entre los centros favorecer la estructura organizativa en torno a las vicarías y clarificar la situación con el movimiento estatal, al margen del cual se había estado trabajando.

A mediados de 1982 tuvo lugar una reunión con los órganos estatales de Acción Católica en la que se solicitaba continuar trabajando dentro de su estructura pero manteniendo líneas específicas de trabajo. Entre ellas destacaba una que provocaba mayores discrepancias relacionadas con la orientación del Movimiento: en Valencia se dirigía hacia niños y adolescentes sin distinción de origen social, mientras que las directrices estatales la marcaban exclusivamente hacia los de clase obrera.

La respuesta desde la comisión estatal llegó la Nochebuena de 1982; en ella se consideraba que el funcionamiento de la sede de Valencia quedaba fuera del movimiento de la Acción Católica. Esto obligó a replantearse la hoja de ruta trazada, ya que se consideró irrenunciable la vocación parroquial y diocesana del movimiento ante la opción de clase impuesta desde el movimiento de Acción Católica ya que esto suponía que la mayoría de centros existentes tenían que desaparecer.

Está clara identidad, trabajada desde las vicarías y apoyada por todos los centros (junto a la iniciativa del entonces arzobispo de Valencia, Rvdo. Sr. D. Miquel Roca Cabanellas y del vicario general Rvdo. Sr. D. Rafael Sanus Abad) hizo posible iniciar un proceso de transición hacia la creación de un nuevo movimiento. En esta nueva etapa Quinzá renunció al cargo antes de ser aprobado definitivamente el nuevo Movimiento.

La consolidación de un proyecto

4.jpg

Los primeros diez años fueron de consolidación de la nueva orientación. Juniors M.D. se convirtió en una sólida realidad dentro de la Diócesis y comenzó a ocupar su lugar entre las asociaciones juveniles de la sociedad valenciana.

5.jpg

Para entender el proceso ha de tenerse en cuenta una serie de referencias. Se tenía que consolidar una cierta unificación metodológica y de objetivos del Movimiento. En mayo de 1986 se publica el documento Etapas de formación de Juniors M.D., que proporcionaba una referencia clara en cuanto al método de trabajo que había de seguirse con los niños y adolescentes, que más tarde acabaría convirtiéndose en el proyecto educativo del movimiento. Este documento coincide en el tiempo con la creación de “Juniors Escola d’Animadors” (JEA), una eficaz herramienta para la unificación de criterios en la formación de los educadores.

Toda esta actividad requería una explicación clara de los aspectos propios del movimiento. Así se editó en 1989 la publicación Rasgos de Identidad que planteaba claramente la finalidad, el Proyecto Educativo, la metodología, los miembros y los rasgos de identidad propios de Juniors M.D. Salvo pequeñas revisiones, esta ha sido la base que ha identificado al Movimiento a lo largo de su historia.

6.jpg

Todo este trabajo se iba completando con las Campañas Diocesanas de Animación que se comenzaron a realizarse a partir de 1987 y junto a ellas se realizaron diferentes publicaciones de periódicas como El Áncora y El Cartell Juniors.

La aplicación de la pedagogía activa como base y fundamento del trabajo de Juniors M.D. remarcaba la necesidad de crear recursos e infraestructuras que facilitaran la realización de actividades, situaba al Movimiento dentro de la realidad asociativa valenciana, sirviendo de coordinación entre los centros y potenciando el sentido de pertenencia de sus miembros al Movimiento. Así pues, se desarrolla y promueve la “Sede Diocesana”, centro administrativo del Movimiento que es a su vez “Centro de Información Juvenil” (1989); se rehabilita para su uso el albergue “El Reatillo” (1988); se fomenta la realización de los Días Juniors de Vicaría que culminan con el “I Día Juniors Diocesano” (1997); realización de cursos básicos y monográficos a través de JEA; actualización hacia las nuevas tecnologías (página web, publicaciones en soporte informático...); participación en los consejos de juventud, plataformas de voluntariado, etc.

Nuevo milenio

9.jpg

La realidad que se observaba en los centros a finales de los años 90, y coincidiendo con la preparación del Año Santo Jubilar del 2000, hizo replantearse la formación a través de las campañas anuales. Se reconvirtieron así en Campañas Diocesanas de Formación junto a materiales específicos para tiempos litúrgicos. Éstas han servido como complemento a la formación cristiana de los educadores del Movimiento, inicialmente como preparación al Jubileo del 2000 y posteriormente como formación básica cristiana.

La crisis de participación de los jóvenes en la Iglesia y en la sociedad en estos años hace plantear a los responsables de Juniors M.D. la necesidad de revisar en profundidad el Proyecto Educativo y con ello los Rasgos de Identidad del Movimiento. Se estaba iniciando dicha revisión cuando el Arzobispo de Valencia, Rvdo. Sr. D. Agustín García-Gasco Vicente, les invita a desarrollar una ampliación del Proyecto Educativo desde la infancia y adolescencia hasta la juventud.

10.jpg

Esta importante tarea se asume mediante un proceso que requiere su adaptación a la nueva realidad social de la Diócesis de Valencia. Se produce un necesario replanteamiento de finalidad y objetivos, una adaptación del proyecto educativo y una actualización de la identidad del Movimiento, que culmina en la nueva presentación de Rasgos de Identidad (Asamblea General del 24 de noviembre de 2002). Debido a esta adaptación a la realidad se empieza a poner en marcha la utilización del nuevo planteamiento del Proyecto Juniors M.D., preparándose a su vez los Materiales de Trabajo, de ayuda al educador para la mejor aplicación del proyecto (Presentación en la Asamblea General del 2 de Octubre de 2004). Para comprobar el funcionamiento del Proyecto y desarrollar los Materiales de Trabajo, se contó con la colaboración de varios centros a los que se llamó Centros Piloto (03-04). A partir de ahí se produce la puesta en marcha del Proyecto Juniors M.D y la revisión de los Libros de Proyecto.

25 Aniversario

1.jpg

Hacia el año 2005 surgió la inquietud de celebrar el 25 Aniversario de la fundación diocesana de Juniors. Pero a diferencia del 15 aniversario que tuvo lugar durante el curso 1997-1998, en esta ocasión se pretendió aprovechar la circunstancia para darle un renovado impulso al Movimiento. Para ello, se propuso entre sus objetivos una revisión de la identidad juniors, una mayor proyección social, involucrar a las familias en el proyecto junior y favorecer la reconciliación de juniors con su pasado.

Bajo el lema de la Campaña de animación y formación 25 Sempre Units! el aniversario se dio por inaugurado coincidiendo con la celebración de San Mauro, patrón del Movimiento, en noviembre de 2006.

Durante todo un curso se llevaron a cabo numerosas iniciativas a nivel diocesano, de Vicarías y Zonas así como también por parte de muchos Centros.

Destaca la Trobada Diocesana de Joves dirigida a los educadores juniors y la Trobada Sempre Units! que tuvo lugar el 11 de noviembre de 2007 en Valencia, en la que participaron cerca de 9.000 juniors entre niños, educadores, consiliarios y familias de todas las generaciones y que tuvo su momento más importante con la celebración de la Eucaristía de acción de gracias que fue presidida por el Sr. Arzobispo D. Agustín García-Gasco.

2.jpg

El 25 Aniversario fue clausurado en San Mauro de ese mismo año con la publicación de la Carta Sempre Units! que recoge las aspiraciones de todos los que formamos parte de Juniors para el futuro.

Carta Sempre Units! que recull les aspiracions per al futur de tots aquells qui formem part de Juniors.

Pero los frutos del aniversario fueron muchos, por ejemplo una mayor conciencia de la implicación de las familias en la vida y misión de Juniors creando el Equipo Diocesano de Familias para promover su participación.

También, gozó de un renovado impulso el trabajo de los Consiliarios desde el refundado Equipo Diocesano de Consiliarios y el II Encuentro Diocesano de Consiliarios y Jefes de Centro que tuvo lugar en Moncada en 2010.

Al mismo tiempo, se revisaron los documentos más importantes para nuestro Movimiento como es el Libro de Rasgos de Identidad cuya nueva versión fue aprobada por la Comisión Diocesana en 2008, el Proyecto Educativo, los Ritos y los Estatutos con el fin de consolidar un nuevo modelo de participación en el que el protagonismo del Movimiento fueran los Centros.

Pero también, merece especial atención la participación desde entonces de numerosos educadores de las generaciones anteriores que representados por sus Presidentes Diocesanos respectivos han comenzado a prestar una importante colaboración con el Movimiento dando lugar a la creación de la Delegación San Mauro y a los premios que llevan su nombre.

Durante estos últimos años, Juniors reflexionó sobre la crisis del compromiso cristiano de los jóvenes proponiendo como tema de las Campañas durante el trienio 2006-2009 el compromiso por la fe, la Iglesia y la sociedad.

3.jpg

Una de las consecuencias de esta propuesta por el decidido ímpetu misionero de Juniors fue el inicio de un proyecto de colaboración con el movimiento Coeurs Vaillants-Animes Vaillantes de la diócesis de Kara en Togo (África) y la revisión de la acción social de los Centros en su entorno más inmediato.

Por último, como testimonio de esta renovación, en el año 2007 fue bendecida la nueva Sede Diocesana situada en el barrio de Benimaclet de Valencia ocupando de nuevo un espacio cedido por el Arzobispado.

Con el nombramiento de D. Carlos Osoro Sierra como nuevo Arzobispo, a mediados del año 2009, se inicia una dirección pastoral que como siempre seguirá impulsando la acción de Juniors en el futuro.

En definitiva, Juniors M.D. ha sabido superar sus dificultades, adaptarse y enriquecerse en cada momento de las propuestas educativas que han ido surgiendo. Un objetivo común y una metodología concreta son lo que han convertido a este Movimiento en una clara realidad de la Diócesis de Valencia.

Es un movimiento que evoluciona y se adapta a las realidades que se han ido encontrando a lo largo de los años. Desarrollar proyectos, innovar y actualizar actividades, potenciar la identidad, abrir nuevos horizontes, dejar las puertas abiertas a nuevos planteamientos, a nuevas ideas..., un trabajo de futuro con el mismo estilo de siempre, el de Jesucristo. Juniors, siempre unidos.

Campañas y Cargos

Campañas

Estem plens de vida (87-88)

Creixem junts (88-89)

Eixim fora (89-90)

Correm la veu (90-91)

Día a día en misión (91-92)

Volem viure així (92-93)

Per un futur solidari (93-94)

Viure des de la parròquia (94-95)

Anem tots (95-96)

A viure l’estil (96-97)

Guiats per l’esperit (97-98)

Pare del cel i de la terra (98-99)

Jubileu (99-00)

Sou el cor jove de l’Esglesia (00-01)

Sentinelles del matí (01-02)

Volem vore a Jesús (02-03)

Cridats a viure en l’amor (03-04).

En el Teu nom (04-05)

Fent Familia (05-06)

25 Sempre Units (06-07)

Tu, el Camí, la Veritat y la Vida (07-08)

Pensaven i sentien el mateix. Fets, 4.43 (08-09)

I la Ciutat s’omplí d’alegria. Fets 8.8. (09-10)

I ara, escolta. Dt. 4,1 (10-11)

I caminà amb ells. Lc 24, 15 (11-12)

Aniràs on jo t’envie. Jr 1, 7 (12-13)

Busqueu i trobareu. Mt 7, 7 (13-14)

Presidentes Diocesanos

D. Vicente Pascual (1983-1993)

D. Antonio Molins (1993-1996)

D. José Ramón Navarro (1996-2000)

D. Virgilio González (2000-2006)

D. Carlos Chova (2006-2012)

D. Pedro Andrés (2012-...)

Junto a ellos cabe reconocer trabajo inestimable de las Comisiones Ejecutivas y Comisiones Diocesanas, siempre acompañados y guiados por los que han sido Consiliarios Diocesanos del Movimiento

Rvdo. D. Vicente Folgado (1979-1983, 1989-1992)

Rvdo. D. Paco Revert (1983-1986)

Rvdo. D. José Verdeguer (1986-1989)

Rvdo. D. Feliciano Ugalde (Viceconsiliario) (1988-1995)

Rvdo. D. Rafael Cerdá (1992-1995)

Rvdo. D. Ricardo Estrems (1995-1999)

Rvdo. D. Vicent Pla (1999-2007)

Rvdo. D. Francisco Martínez (2007-2013)

Rvdo. D. Virgilio González (2013-...)